lunes, 17 de abril de 2017

Cazuela de fideos con congrio y mejillones

Después de una Semana Santa soleada y de desconexión, toca volver a la rutina con platos ricos que nos llenen de energía. En concreto, os traigo una cazuela de fideos con congrio y mejillones que está la mar de buena, de estilo tradicional y rica como las de nuestras abuelas. Por supuesto, no puede faltar un buen pedazo de pan para acompañar el plato y mojar... ¡Qué no se os olvide!

Esta cazuela se puede hacer con otros pescados, en esta ocasión escogí el congrio porque estaba muy bien de precio y en casa gusta bastante. También queda genial con merluza o rape. Si optáis por el congrio (anguiacho), es preferible elegir las rodajas cercanas a la cabeza del pescado porque tienen menos espinas. Y en cuanto a los mejillones, os recomiendo que sean mejillones gallegos, ganaréis en sabor y calidad.


INGREDIENTES:
800 gr de congrio en rodajas
1 kg de mejillones frescos de Galicia
350 gr de fideos
1 cebolla
2 dientes de ajo
1/4 de pimiento rojo
2 tomates maduros
1 ramita de perejil
1 sobre de azafrán en hebras
1 cucharadita de pimentón dulce
fumet o caldo de pescado (un poco menos de un litro)
harina 
aceite de oliva
sal





ELABORACIÓN:

1. En primer lugar, coceremos los mejillones al vapor. Los lavamos bien por fuera y los echamos en una olla con un uno o dos dedos de agua en el fondo. Los llevamos al fuego con la olla tapada y en cuanto se abran estarán hechos. 

2. Los escurrimos y dejamos que enfríen para quitarles el pelo o barbas que tienen en su interior y despegarlos de las conchas (podemos dejar alguno en la concha para decorar). Reservamos los mejillones y el agua de cocerlos.

3. Ahora comenzamos a preparar el guiso. Ponemos una cazuela a  calentar con aceite en el fondo. 

4. Enharinamos las rodajas de congrio y las doramos en el aceite por ambos lados. Retiramos el pescado de la cazuela y reservamos. 

5. En la misma cazuela y con el mismo aceite rehogamos la cebolla, el ajo y el pimiento, todo bien picado. A continuación, añadimos los tomates, rallados y sin piel. 

6. Cocinamos unos minutos dando vueltas para que no se pegue. Incorporamos un poco de perejil picado y el pimentón, con cuidado de que no se queme puesto que amargaría el plato. 

7. Colamos el agua de cocer los mejillones y añadimos fumet hasta completar un litro de líquido. Echamos todo el caldo en el guiso y una vez que hierva agregamos el fideo. 

8. En un vaso ponemos un poco de caldo del guiso para diluir el azafrán. Volvemos a incorporarlo y aprovechamos para poner el punto de sal.

9. Pasados unos siete u ocho minutos desde que comience a hervir la pasta, agregamos los mejillones y las rodajas de pescado. Cocinamos unos cinco minutos más y retiramos del fuego. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de   Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

miércoles, 5 de abril de 2017

Cocochas de bacalao al pil pil

La primera vez que intenté hacer las cocochas al pil pil (kokotxas) fue un auténtico desastre. Por más que quise espesar la salsa, meneando y meneando la cacerola, restultó imposible. Vamos, que casi me quedo sin brazos con semejante esfuerzo... No había manera de ligarla, y de tanto agitar la cacerola, las cocochas comenzaron a romperse...   Lo dejé por imposible jurando que no repetiría el plato jamás, pero aquí me tenéis de nuevo con las cocochas y el pil pil preparado, esta vez en su punto.

Lo bueno de repetir platos que no salen a la primera, es que te vas dando cuenta de los errores cometidos. En mi caso, comprendí que salsa no ligaba porque ponía demasiado aceite en relación a la cantidad de pescado que quería cocinar. Una vez solucionado no hubo problema con el pil pil y las cocochas de bacalao quedaron riquísimas. Os cuento esto, no para aburriros, más bien para alentaros y que no desesperéis si no queda a la perfección en el primer intento, sobre todo porque hay que pillarle el truco al plato y controlar bien la temperatura del aceite. 



INGREDIENTES:
500 gr de cocochas de bacacalo (frescas o desaladas)
200 ml de aceite de oliva virgen extra
2 dientes de ajo
1/4 de guindilla
1 ramita de perejil fresco
sal






ELABORACIÓN:

1. Lavamos y secamos las cocochas con papel absorbente. Recortamos las telillas que puedan tener alrededor y las salamos. 

2. Ponemos a fuego moderado una cacerola con el aceite y los dientes de ajo laminados. El tamaño de la cacerola debe ser suficiente para que al echar las cocochas no monten unas sobre otras. 

3. Cuando el ajo comience a tomar color añadimos la guindilla troceada y continuamos dorando todo, con mucho cuidado de no quemar los ajos para que no amarguen. Hecho esto, retiramos la guindilla y los ajos a un plato y quitamos del fuego la cacerola.

4. Añadimos a la cacerola las cocochas con la piel hacia arriba, una vez que haya bajado la temperatura del aceite. Durante la elaboración el aceite jamás debe hervir. 

5. Llevamos de nuevo al fuego con el hornillo en temperatura baja y cuando observemos que se forman pequeñas burbujas alrededor de las cocochas retiramos del fuego y comenzamos a menear la cacerola con movimientos circulares para ligar la salsa (las burbujas nos indican que la gelatina del pescado se está desprendiendo y por ello debemos comenzar a emulsionarla con el aceite). Si la temperatura baja volveremos a poner las cocochas al fuego hasta ver de nuevo las burbujitas y repetimos el proceso tantas veces como sea necesario para que la salsa espese. La textura debe quedar parecida a una mayonesa, aunque se puede espesar más o menos según el gusto de cada uno.

6. Una vez que tengamos la salsa ligada servimos de inmediato las cocochas, decorando con el ajo laminado, la guindilla troceada y perejil fresco picado. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en  Twitter, en Google +Pinterest e Instagram.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...