Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

viernes, 24 de noviembre de 2017

Mousse de chocolate

Hay pocos dulces que me satisfagan tanto como una mousse. Si encima es de chocolate, mi devoción está garantizada. Me gusta su textura suave y esponjosa, su sabor y su aroma. Es un postre sencillo de preparar al que difícilmente le pondrán pegas. 

Si eres amante del chocolate y quieres darte un capricho o sorprender a tus invidatos, te recomiendo esta mousse. ¡No te arrepentirás!




INGREDIENTES:
200 gr de chocolate negro para postres
4 huevos
125 gr de nata para montar
4 cucharadas colmadas de azúcar



ELABORACIÓN:

1. Funde el chocolate a baño de maría y deja que atempere sin que llegue a cuajarse. 

2. Mientras, separa las yemas de las claras, mezcla las primeras con el azúcar y reserva las segundas.

3. Agrega el chocolate fundido a la mezcla de yemas y remueve bien. 

4. Monta la nata e incorpórala a la mezcla con movimientos envolventes. Si quieres ver algunos trucos para que la nata te quede estupenda pincha AQUÍ. 

5. Para finalizar, monta las claras a punto de nieve e incorpóralas con cuidado para que la mezcla no se baje y quede esponjosa. Sirve la mousse en copas o vasitos individuales y déjala en la nevera seis horas antes de consimirla. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.


domingo, 19 de noviembre de 2017

Merluza rellena de champiñones y bacon

Cuando tienes en la nevera una preciosa merluza del pincho de más de dos kilos, es casi obligatorio tratarla bien y cocinarla mejor. Este pensamiento inspira la receta de hoy: merluza rellena de champiñones y bacon. Es un plato sencillo pero con mucho sabor, que se acompaña de patatas asadas. Sinceramente, la mayor dificultad consiste en atar la merluza para que no se escape el relleno... Si sois un poco manitas no habrá problema, a mí se me da de pena y aún así lo conseguí... 

Como veis, es un plato rico además de vistoso. Resulta ideal para preparar los domingos, cuando se reúne la familia, o bien, para días de celebración. Es importante, para que quede bien, que la merluza esté fresca y sea de buena calidad. Cuanto mejor sea el  producto, mejor será receta. 



INGREDIENTES:
1 merluza de aprox. 2 kg, 10 patatas medianas, 4 zanahorias, 1puerro grande (o 2 pequeños), 350 gr de bacon ahumado (en taco), 250 gr de champiñones, 4 cucharadas de vino blanco, aceite de oliva, pimienta recién molida, sal

ELABORACIÓN:

1. Pedimos en la pescadería que nos limpien la merluza, que nos la abran al medio y le retiren la espina. 

2. Pelamos las patatas y las cortamos finas como si fuese para tortilla. Las condimentamos con sal, pimienta molida, 6 cucharadas de aceite y el vino. Revolvemos y distribuimos las patatas sobre la bandeja del horno (si tenéis papel vegetal os recomiendo que pongáis una lámina entre la bandeja y las patatas).

3. Horneamos las patatas durante quince minutos a 200º.

4. Mientras tanto, preparamos el relleno de la merluza. En una sartén grande o wok ponemos un poco de aceite. Cuando esté caliente pochamos la zanahoria en taquitos y el puerro picado. Una vez que la verdura comience a ablandar agregamos el bacon, también en taquitos pequeños. Rehogamos unos minutos e incorporamos los champiñones laminados. Salpimentamos al gusto y cuando los champiñones estén al punto retiramos del fuego. 

5. Salpimentamos la merluza por dentro y por fuera. La rellenamos con el revuelto de verduras y bacon, y la cerramos con hilo de bramate. Si la merluza es muy grande (como en mi caso, más de dos kilos) la cortamos en dos trozos antes de rellenar, así será más sencillo que quepa en la bandeja del horno.

6. Colocamos la merluza rellena sobre la cama de patatas asadas y llevamos el conjunto al horno durante 25 - 30 minutos. Servimos la merluza acompañada de las patatas en caliente.

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Potaje de alubias blancas con pollo y verduras

Aunque este otoño la lluvia no acompaña, el frío se va notando y apetecen platos calientes para entonar el cuerpo. Mi sugerencia para hoy es este humilde potaje de alubias blancas con pollo y verduras. Es una de esas recetas que haces sin pensar demasiado, aprovechando lo que tienes en la despensa y la nevera. Cada uno puede utilizar las verduras que más le gusten. Lo bueno de los potajes es que admiten prácticamente todo. Yo he puesto pechuga de pollo para aportar un poco más de sabor y para que no se me estropeara, pero si lo hacéis solamente con vegetales también estará divino.



INGREDIENTES:
400 gr de alubias blancas (habas de riñon), 400 gr de pechuga de pollo (limpia, sin piel ni hueso), 400 gr de calabaza, 1 cebolla, 1/2 calabacín, 4 zanahorias, 150 gr de acelgas, 150 gr de champiñones, 2 hojas de laurel, 1 cucharadita de cúrcuma (piementón dulce si lo prefieres), aceite de oliva, sal

ELABORACIÓN:

1. La noche anterior ponemos las habas (alubias) de remojo en abundante agua, tened en cuenta que hinchan y es importante que no se queden secas.

2. Escurrimos las habas y las echamos en una olla grande con el laurel. Las cubrimos con agua de forma que esta las sobrepase dos o tres dedos y las ponemos a fuego medio.

3. Durante la cocción  tendremos que desespumar para quitar las impurezas. Si  hierven en exceso, añadiremos de vez en cuando un vasito de agua para "asustar la cocción". Es importante no revolver directamente con cuchara o espumadera, siendo preferible menear un poco la olla para evitar que se rompan las habas. 

4. Pasados unos cuarenta minutos de cocción, añadimos la calabaza pelada y cortada en tacos grandes. Me gusta hacerlo así para dar mayor presencia a esta verdura, pero si lo preferís podéis ponerla directamente en el sofrito y cortarla más pequeña. 

5. Mientras sigue cociendo, vamos a preparar el sofrito para el potaje. Pondremos una sartén al fuego con aceite en el fondo. Cuando esté caliente añadiremos la cebolla picada, la pechuga de pollo en tacos y el calabacín y las zanahorias troceadas. Rehogaremos todo hasta que esté tierno y lo incorporamos a la olla. 

6. Es el momento de añadir el pimentón o cúrcuma (según gustos) y de poner el punto de sal. También agregaremos los champiñones laminados y las acelgas troceadas. Dejaremos que el conjunto hierva lentamente unos diez minutos, o bien, hasta que las habas estén tiernas. Retiramos del fuego y dejamos reposar durante un ratito antes de servir. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publición, mientras podéis encontrarme en mi página de Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.



miércoles, 15 de noviembre de 2017

Albóndigas en salsa de almendras

Después de un pequeño paréntesis, regreso con estas albóndigas en salsa de almendras que tanto gustaron en casa. Estoy segura de que pronto me "obligarán" a repetir el plato, y no me extraña, porque estaban buenísimas y son una alternativa deliciosa a las tradicionales con salsa de tomate. Las albóndigas se hacen como de costumbre, lo único que cambia es la salsa, y por cierto, es muy sencilla de preparar.

En general, las albóndigas, son uno de mis platos favoritos. De hecho, tengo unas cuantas recetas de albóndigas publicadas en el blog, tanto de carne como de pescado. Quizá por el hecho de que me gusten tanto, no puedo ser imparcial a la hora de recomendar la receta... Pero en verdad os digo, que quienes las probaron le han dado muy buena nota al plato. Si alguien se decide ha preparar la receta espero que me de su opinión, ya sabéis que podéis contactar conmigo a través del formulario de contacto que aparece en la parte derecha, a través de mis redes sociales o mediante un comentario en esta entrada.  Pendiente queda publicar alguna receta de albóndigas vegetales, quizá en la próxima ocasión...


INGREDIENTES

Para las albóndigas: 600 gr de carne picada (la que quieras: ternera, cerdo, pollo o mixta), 100 gr de miga de pan remojada en leche, 1/4 de cebolla, 1 diente de ajo, 1 huevo, harina, aceite de oliva, pan rallado si fuese necesario, pimienta molida y sal.

Para la salsa: 150 gr de almendras crudas peladas, 2 - 3  rebanadas de pan, 1/4 de cebolla, 2 dientes de ajo,  vasito de vino blanco, 2 vasos de caldo de pollo, aceite de oliva, pimienta molida, sal.

Para decorar: una ramita de perejil fresco picado.


ELABORACIÓN:

1. Comenzamos preparando las albóndigas como de costumbre. En un recipiente ponemos la carne, con la cebolla y los dientes de ajo picados finos (yo lo hago con picadora eléctrica), la miga de pan troceada y escurrida, y por último, el huevo. Salpimentamos al gusto y mezclamos todo bien. 

2. A continuación, tomamos pequeñas porciones de carne, una a una, y vamos formando las típicas bolitas de albóndiga y las pasamos por harina. Si la carne está demasiado blanda para manejarla, podemos añadir un poco de pan rallado a la mezcla. 

3. Una vez que estén formadas todas las albóndigas, ponemos al fuego una sartén con abundante aceite y las freímos hasta que estén doradas. Reservamos.

4. Ahora vamos a hacer la salsa. En una sartén con aceite caliente añadimos la cebolla en trozos, los ajos y las almendras crudas. Freímos un ratito sin que los ingredientes se tuesten y agregamos el pan en trocitos, como si fuesen picatostes. Freímos un par de minutos más y con ayuda de una espumadera escurrimos los ingredientes del aceite y los ponemos en un recipiente alto, como el vaso de la batidora. Añadimos el vino y trituramos con la batidora eléctrica. 

5. Ponemos una cazuela ancha al fuego y echamos la mezcla de almendras, el caldo y las albóndigas  que teníamos reservadas. Salpimentamos al gusto. Cocinamos unos veinte minutos  a fuego medio, dando algún meneo a la cazuela de vez en cuando para comprobar que no se pegue. Si fuese necesario añadimos un poco más de agua o caldo. 

6. Retiramos del fuego y servimos las albóndigas calientes con su salsa, espolvoreando un poco de perejil picado encima, y acompañando con la guarnición que más nos guste. Yo le puse ensalada y patatas fritas, os aseguro que quedó delicioso. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.



lunes, 6 de noviembre de 2017

Pudin de calabaza

Superada la fiesta de Halloween, seguro que más de uno no sabrá qué hacer con los restos de calabaza... En años anteriores aproveché las sobras para preparar crema o bizcocho, pero este año me he decantado por un delicioso y sencillo pudin de calabaza. Resulta ideal como sobremesa o merienda.

Si algo tenemos que agradecer a esta  terrorífica celebración son todas las recetas con calabaza que poco a poco salen a la luz. Cuando era pequeña a penas se utilizaba en  cocina, más bien se destinaba al consumo animal. Por suerte, se está recuperando su consumo tanto en recetas dulces como saladas, y la verdad es que me encanta. ¡Vamos con la receta!


INGREDIENTES:
600 gr de calabaza
6 rebanadas de pan de molde
200 ml de nata líquida
4 huevos
4 cucharadas de azúcar
mantequilla + harina para el molde
frutos secos variados (opcional, para decorar)



ELABORACIÓN:

1. Limpiamos la calabaza, quitándole la piel y las semillas. A continuación, en una olla con agua la cocemos (troceada) hasta que quede blanda. Retiramos de la olla y escurrimos bien toda la pulpa.

2. En un bol ponemos la calabaza, los huevos, la nata, el azúcar y el pan de molde desmenuzado. Trituramos estos ingredientes con la batidora eléctrica hasta conseguir una textura homogénea.

3. Precalentamos el horno a 200º . Untamos un molde refractario tipo plum-cake con mantequilla y lo espolvoreamos con un poquito de harina, así evitaremos que el pudin se pegue.

4. Vertemos la mezcla de pudin en el molde y horneamos entre 50 minutos y una hora aproximadamente. Si a mitad del horneado vemos que se dora demasiado la parte de arriba ponemos un poco de papel de hornear (papel vegetal) encima para que no se queme.

5. Hecho el pudin, dejaremos que enfríe antes de desmoldarlo. Para terminar, lo decoraremos al gusto, en este caso, con frutos secos: nueces troceadas y pasas.

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.



miércoles, 25 de octubre de 2017

Ensalada fácil de quinoa

Me paso rápidamente por aquí para dejaros esta ensalada de quinoa muy fácil y saludable. No tardaréis nada en hacerla, porque mientras la quinoa se cuece podéis cortar y preparar los demás ingredientes. Luego solo hay que mezclar y aliñar. Pueden añadirse otos ingredientes: nueces, aceitunas, pasas, huevo cocido, atún... o sustituir los que menos nos gustan... Es la magia de las ensaladas: modificarlas a nuestro antojo. Y si os da pereza cocer la quinoa, os recuerdo que en el súper venden vasitos de quinoa ya cocida. 

Como sabréis, la quinoa o quinua es un superalimento reconocido por organizaciones como la FAO. Se trata de un pseudocereal con excelentes propiedades nutritivas, combinando hidratos, grasas y proteínas en perfecto equilibrio. No soy experta en nutrición, así que os dejo un enlace por si os apetece conocer mejor las propiedades de este alimento, pinchad aquí. En cuanto al sabor, yo diría que es bastante neutro, pero con un ligero toque a frutos secos, particularmente, me recuerda a las nueces. Por hoy no os entretengo más... ¡vamos con la receta!




INGREDIENTES
350 gr de quinoa blanca
200 gr de queso en dados para ensalada
200 gr de tomates cherry
1 lata de maíz dulce
1 pepino
hojas de albahaca fresca (opcional)
aceite de oliva virgen
viangre de manzana
pimienta molida
sal


ELABORACIÓN:

1. Cocemos la quinoa con agua y sal siguiendo las instrucciones del fabricante (normalmente una parte de quinoa por tres de agua durante 17 minutos).

2. Escurrimos la quinoa y la colocamos en una ensaladera. Añadimos el pepino en dados, los tomatitos cortados por la mitad, el maíz escurrido y el queso.

3. Salpimentamos y aliñamos al gusto con aceite de oliva y vinagre. Mezclamos y servimos.

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

miércoles, 11 de octubre de 2017

Tortilla de patata vegana (sin huevo)

Hace mucho, mucho tiempo, vi en la tele cómo  se preparaba una tortilla vegana. Me pareció increíble que su aspecto fuese tan idéntico a la tortilla de toda la vida, y desde entonces he querido probarla. Como sabéis, los veganos rechazan el consumo de alimentos de origen animal y sus derivados, por tanto, la tortilla vegana  no lleva huevo. Sinceramente, en cuanto a sabor, no tenía demasiadas expectativas... Me he llevado una grata sorpresa al comprobar que la tortilla de patata vegana sabe a tortilla, con algunos matices diferentes, pero recuerda perfectamente a la tortilla  de siempre. Si tenéis en casa invitados veganos o alérgicos al huevo, os la recomiendo.  Acompañada de una una buena ensalada o a modo de aperitivo quedará genial. 



INGREDIENTES:
5 patatas medianas, 1/2 cebolla, 120 gr de harina de garbanzos, 135 ml de agua, 1 cucharada de vinagre de manzana, 1 cucharadita de cúrcuma, aceite de oliva, sal

ELABORACIÓN:

1. Comenzamos preparando la mezcla que va a sustituir al huevo en la receta. En un cuenco mezclamos la harina de garbanzos, el agua, el vinagre y la cúrcuma, procurando que se integren bien los ingredientes y quede una pasta homogénea. Reservamos.

2. A continuación,  lavamos y pelamos las patatas. Las cortamos en láminas finas, no muy grandes. También picamos la cebolla, más o menos fina, en función de si nos gusta encontrar o no algún trozo en medio de la tortilla. 

3. Ponemos al fuego una sartén con abundante aceite. Cuando esté caliente echamos las patatas y seguidamente la cebolla. Añadimos sal y freímos durante unos minutos. Dejar las patatas más o menos fritas depende del gusto de cada uno. Una vez hechas, las escurrimos con una espumadera y las vertemos sobre la masa de harina que en este caso sustituye al huevo. Mezclamos bien las patatas con la masa de harina.

4. Retiramos el aceite de la sartén en la que freímos las patatas, dejando solo un poquito en el fondo. Vertemos la mezcla de tortilla en la sartén y la cuajamos por ambos lados, teniendo cuidado de que no se pegue y dándole vueltas con ayuda de un plato tantas veces como sea necesario.

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

lunes, 9 de octubre de 2017

Oreja de cerdo a la gallega

Hoy una entrada muy corta para mostraros una de las mejores tapas de Galicia: la oreja de cerdo a la gallega que tanto gusta. Dicen que del cerdo "se como hasta los andares", y en esta ocasión nos comeremos la oreja, aunque la misma tapa se puede hacer con el morro y queda riquísima. 

La oreja de cerdo a la gallega es una tapa muy popular en bares, tascas, furanchos... El éxito de este plato radica en su sencillez y sabor. Por otra parte, sale muy bien de precio, así que quien quiera prepararla únicamente tendrá que preocuparse de contar con suficiente tiempo para desalar bien las orejas y cocerlas. Lo demás es coser y cantar. 


INGREDIENTES: 2 orejas de cerdo saladas, 3 o 4 patatas, 2 hojas de laurel seco, 1 cebolla, aceite de oliva virgen, pimentón picante (dulce si lo preferís), sal (normal y en escamas o gruesa)

ELABORACIÓN:

1. Lavamos bien las orejas y les quitamos los pelillos que puedan tener, si es necesario con el soplete de cocina.  A continuación, las ponemos de remojo en agua durante 12 horas para quitarles la sal.

2. Ponemos al fuego una cazuela con agua, una cebolla pelada , las hojas de laurel y las orejas cortadas a la mitad. Dejamos que las orejas hiervan una hora y media aproximadamente, deben quedar blandas pero no deshechas. 

3. Por otra parte, lavamos bien las patatas y las cocemos con la piel hasta que estén blandas, puedes pincharlas con un palito de brocheta para comprobar el punto de cocción. No te olvides de añadir un poco de sal al agua de cocción para que los cachelos queden más sabrosos.

4. Una vez que tengamos cocidas tanto las patatas como las orejas, vamos a montar el plato. Quitamos con cuidado la piel a las patatas, las cortamos en rodajas y las colocamos en el fondo de la bandeja o plato de presentación. Encima añadiremos la oreja troceada, regamos todo con un buen aceite, espolvoreamos un poco de pimentón y rematamos el plato esparciendo algunas escamas de sal. 

¡Buen provecho!

Nos vemos en la siguiente publicación, mientras podéis encontrarme en mi página de  Facebook , en Google +Pinterest e Instagram.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...